Enmascaramiento sonoro

Existe algo que se llama acondicionador de sonido y es un dispositivo que genera ruido con el propósito de enmascarar el sonido.  Estos dispositivos se usan para ocultar ruidos que no son deseados,  haciendo un espacio o sitio un sitio más agradable o privado. Algunas veces se refiere a ellos como máquinas de ruido blanco, lo cual es una referencia al tipo de ruido que generan los acondicionadores de sonido. Puede se obtenidos en tiendas de electrónico, compañías especializadas en sonido o de forma más fácil por medio de Internet.

Estos aparatos para hacer un enmascaramiento sonoro generaran un ruido que es capaz de ahogar otros sonidos. Sin embargo, el sonido que generan no es normalmente intrusivo, y de hecho suele ser suficientemente discreto para que la gente no lo note. Algunos dispositivos pueden usar grabaciones de sonidos naturales como por ejemplo agua o viento.

El sonido grabado también puede ser artificial que esté pensado específicamente para tapar el sonido no deseado. En ambos casos el sonido puede ser ajustado para cubrir las necesidades que se quieren.

Se puede pensar en un enmascaramiento sonoro como una especie de caja de ruido. El dispositivo está diseñado para ser posicionado en la esquina de una mesa de trabajo, ocultando todos los sonidos que hay alrededor. Consiguen dar a la persona que lo ha instalado una sensación de calma y tranquilidad al no permitir que el ruido del entorno entre en su área de trabajo. Aunque no es siempre del todo efectivo, puede al menos filtrar parte del ruido antes de que llegue a nuestros oídos.

Uno de los sitios más comunes para usar estos aparatos es un edificio donde se necesita un grado de tranquilidad o privacidad, como por ejemplo un hospital o clínica. En lugar de intentar que un sitio sea insonorizado, estos dispositivos son usados para enmascarar las conversaciones privadas en consultas médicas o en oficinas privadas.

Esto también se puede aplicar en otro tipo de despachos, como puede ser el de abogados, jurados y otros grupos por el estilo. También son usados en oficinas abiertas, las cuales puede ser muy ruidosas y desagradables.

En casa también se pueden usar estos enmascaramientos sonoros para hacer que el hogar sea más sosegado. Pueden ser muy útiles en dormitorios para ayudar a que la gente dormir mejor si está en un entorno muy ruidoso que no le deja descansar. Esto puede ser para gente que haga turnos de noche y tenga que dormir durante el día.

Otro uso en casa puede ser para filtrar el sonido ambiente que puede formarse por la familia, invitados, mascotas y cualquier sonido que normalmente tenemos en un hogar. Esto nos puede permitir estar en nuestra habitación leyendo, estudiando o simplemente descansando.

Independientemente de cómo se el dispositivo que compremos, el sonido que emita no debe notarse demasiado, especialmente después de haberlo usado pasados unos minutos. Si el sonido que emite se vuelve muy intrusivo, puede que se tenga que ajustar para que se adapte a nuestras necesidades. El tipo de volumen y de sonido se puede configurar para que el ruido blanco generado se funda con la habitación en la que estamos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Pon tú nombre aquí