LTE

LTE son unas siglas en inglés que quiere decir evolución a largo plazo, y es la designación que se le da a un estándar de comunicación inalámbrico que fue introducido hace pocos años y que tenía velocidades de transmisión de datos más rápidos que tecnologías anteriores. Los teléfonos LTE son simplemente teléfonos móviles que tienen integrado el hardware necesario para utilizar redes LTE.

Hay otros dispositivos que también pueden aprovecharse de las ventajas de estas redes, como algunos tablets o smartphones. De todos modos, se suele hablar de LTE como siendo algo perteneciente a la tecnología 4G tan comentada en los últimos años.

Lo cierto es que esto puede no ser del todo preciso porque hay dos variantes de LTE, una siendo de tercera generación (3GPP) y la otra llamada LTE-Avanzado. Se suele hacer más referencia a lo primero ya que es la tecnología que hay disponible en el mercado ahora mismo, y la versión avanzada todavía está en camino (por lo menos en el momento de escribir este artículo).

Aunque la tecnología 3GPP puede enviar información mucho más rápido que los estándares, no es un sistema de cuarta generación. De hecho no se adapta a las especificaciones para este tipo de redes según la ITU (Unión Internacional de Telecomunicaciones).

Por otro lado, el modelo de LTE-Avanzado es un sistema que tienen las ventajas de 3GPP pero que a su vez si responde a las especificaciones de las redes de cuarta generación. Por este motivo, se puede decir que efectivamente entra en la familia de estas redes modernas.

El alto promedio de transmisión de datos que las redes LTE tienen, hace que los teléfonos utilizados se puedan considerar smartphones. Esta tecnología que lleva en funcionamiento relativamente poco, es uno de los sistemas de telefonía más potente de los últimos años. De hecho, mucha gente piensa en estos dispositivos como pequeños ordenadores en lugar de teléfonos móviles.

Después de que se anunciara que esta tecnología, muchas de las compañías de telefonía más grandes comenzaron a promocionar sus dispositivos que respondían al estándar LTE. Normalmente estos dispositivos tienen varias maneras de interactuar. La mayoría de estos teléfonos tiene una pantalla táctil de alta resolución. Por supuesto, también tienen cámaras para video y fotos. Suelen venir con conexiones para poder transferir contenido a otros dispositivos, como pueden ser ordenadores, otros teléfonos e incluso televisores.

A diferencia de otros smartphones, algunos teléfonos LTE vienen equipados con procesadores de doble núcleo. Estos chips habilitan el teléfono para poder funcionar con programas de una forma más rápida y funcionar con aplicaciones al mismo tiempo que usan menos batería.

Entre el software que se puede usar, tenemos juegos, navegadores y otras aplicaciones útiles. Una de las aplicaciones que más es apreciada es para llamadas de video. Esto es posible gracias a las buenas velocidades de transferencia de datos que tiene LTE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Pon tú nombre aquí