Microfono de condensador

Capturar el sonido en actuaciones en vivo o para grabar cosas puede ser algo complejo dependiendo de muchos factores externos. Algunos de estos factores pueden ser el ruido de fondo, zumbidos y distorsión, y pueden afectar a la nitidez y calidad del sonido que hemos grabado. Por tanto, es necesario elegir el mejor micrófono para cada tarea en particular. Para algunas de las tareas, un micrófono dinámico o direccional puede hacer un buen trabajo, pero en otras aplicaciones un micrófono de condensador puede darnos el sonido más claro y mejorado.

El nombre micrófono de condensador se refiere a un sistema capacitador, donde dos pletinas con voltaje entre ellas son usadas para crear sonido. La pletina externa o diafragma, esta normalmente hecha de un material muy fino que vibra cuando las ondas de sonido la golpean. La vibración cambia la distancia entre las dos pletinas, y por tanto cambia la capacidad. Sin embargo, para que esto pueda ocurrir, tiene que haber presente un voltaje entre las dos pletinas, por lo que este tipo de micrófono tiene que ser alimentado con una corriente.

Muchas variaciones de estos dispositivos requieren un consumo “fantasma”, que es una forma de alimentar el micrófono de una forma transparente y sin interferir en la corriente alterna usada por el mismo medio. Esto puede ser suministrado por una mesa de mezclas o una fuente externa de alimentación. Sin embargo, otros pueden alimentarse mediante una batería integrada en el propio dispositivo.

En ambos casos, también causa que el micrófono sea muy sensible a las vibraciones, lo cual lo hacen una buena opción para algunas aplicaciones pero menos aconsejable para proyectos con un mayor volumen.

Un micrófono de condensador es una buena opción para poder grabar las voces en un estudio de grabación. También puede ser usado en un entorno en vivo, aunque es mucho más sensible que un micrófono dinámico y puede coger sonidos no deseados que haya en el entorno. Tampoco es la mejor opción para grabar instrumentos con un volumen alto o que estén amplificados. El motivo es porque las frecuencias más altas pasando a través del micrófono tienden a causar distorsiones no deseadas.

microfono dinamico

Los micrófonos de condensador son algo más caros que los dinámicos, y también son más frágiles. Como se ha dicho, son mejores en un estudio, pero también son usados en ocasiones en conciertos en vivo para las baterías. Suelen venir en dos modelos, que son de diafragma pequeño y grande.

Un micrófono de diagrama grande producirá un sonido más cálido que es ideal para las partes vocales, mientras que los de diafragma pequeña producirán un sonido más brillante, lo cual es mejor para instrumentos de cuerda. Algunos micrófonos pueden combinar los dos modelos, con un diafragma grande en un lado y el pequeño en el otro, ya así aumentar la eficacia del dispositivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Pon tú nombre aquí