¿Qué portátiles para trabajar son los mejores? ¿Cómo elegirlo y tener el ordenador ideal que necesitamos?

Empieza el nuevo año y para muchos empieza una nueva etapa en el trabajo. Ya sea un trabajo nuevo o el que ya se tenía, el ordenador portátil suele ser una de las herramientas principales dependiendo de tu profesión. Hoy en día los portátiles se utilizan de forma habitual y ya da igual la profesión que sea. Aunque solo sea para gestionar las tareas diarias o los gastos, un portátil es la forma más cómoda de hacerlo.

Cuando se elige un portátil nuevo, suele ser un momento donde surgen muchas dudas. Tenemos cientos disponibles y no queda claro cual será el que mejor servicio nos hará. Un portátil o cualquier equipo móvil similar, no es igual que un ordenador de sobremesa.

Por tanto, lo mejor es tener varias cosas claras antes de decidir qué portátil vas a comprar. No hay que ir con prisas o precipitarse ya que luego vienen las lamentaciones. Aunque no suele haber problemas haciendo una devolución de un portátil, es un proceso que suele ser desagradable para todo el mundo. Antes de elegir el mejor ordenador portátil para trabajar, veamos para lo que vale o no uno de estos equipos.

1 – Conceptos básicos con un portátil

Lo primero es que los ordenadores portátiles pensados para el trabajo no deberían usarse para otras cosas. Estamos acostumbrados a usar nuestros ordenadores para ver películas, series y jugar a videojuegos de todo tipo. No hay nada de malo en eso, pero si es un portátil para trabajar no debería ser una prioridad.

La única excepción es que te dedicaras a temas de edición de video o algo relacionado con gráficos. Sin embargo, en ese caso un portátil nunca podrá sustituir a un ordenador convencional. En todo caso, el portátil se podría usar de apoyo para ciertos temas dentro de sus limitaciones.

Por tanto, no compres un portátil pensando que es igual a un ordenador de sobremesa. Debes pensar en lo práctico que será para hacer el trabajo, aunque luego de vez en cuando veas algún video de YouTube. Lo cierto es que lo mejor es comprar un portátil de trabajo que se use solamente para esta función.

¿Por qué es mejor separar el uso del portátil de trabajo a lo que hacemos habitualmente? El motivo principal es por el tema de seguridad. Cuando usamos un ordenador para temas lúdicos y de entretenimiento, hay más posibilidades de instalar o cargar algo que pueda tener virus o malware. Es algo que no queremos que pase en un equipo que usamos para ganarnos la vida.

Esto es que es una ventaja para nosotros, porque al ser un equipo que usaremos para cosas muy concretas, no hace falta gastarse una fortuna. Por supuesto, tiene que tener una buena tarjeta de video si se van a realizar videoconferencias o llamadas con video incluido. Lo demás puede ser bastante normal sin tener que recurrir a un hardware costoso. De hecho, hay portátiles baratos para trabajar que hacen las cosas igual que los caros.

Echa un vistazo a estos portátiles del catálogo de Amazon:

¿Qué debemos tener en cuenta con los portátiles para trabajar? Esta lista te lo dejará más que claro.

1 – Un procesador en condiciones

En un portátil para trabajar no hay que escatimar en el procesador, ya que es el cerebro de nuestro equipo. Dependiendo de tu trabajo el portátil deberá ser capaz de manejar varias tareas a la vez sin problemas. Esa es la idea final y por tanto hay que tener en cuenta el tipo de procesador que se necesitará.

La mayoría de los portátiles con Windows llevan procesadores AMD o Intel. ¿Cuál es el mejor para nosotros? Ambos funcionan bastante bien, pero para una funcionalidad más agresiva los Intel suelen funcionar bastante bien. Si vas a necesitar que el portátil tenga un rendimiento exhaustivo, un Intel Core i5 es el recomendado. Si lo que vas a comprar en un Mac, entonces un M2 Pro valdrá.

2 – ¿Cómo tiene que ser la batería?

Como ya te imaginarás, una batería es importante en un ordenador portátil. Lo que se busca es que esté operativo el máximo tiempo posible. Mucha gente hace uso de su portátil mientras viaja, lo cual significa que la batería debería ser de larga duración. Así se evitan sorpresas de que no se pueda usar el equipo en los momentos más inoportunos.

La batería que elijas debería ser al menos de 4600 mAh. Puede ser incluso de algo menos, pero lo mejor es comprar desde el principio una batería que sea fiable en viajes largos. Nunca se sabe cuando se podrá volver a cargar el portátil.

3 – ¿Qué RAM deberían llevar los portátiles para trabajar?

En el caso de la RAM, la que traiga el propio portátil servirá en la mayoría de los casos. Como se ha dicho, si vamos a usar el equipo en temas laborales, no tenemos que buscar cosas complejas o que gasten muchos recursos.

Por lo general, un ordenador portátil para trabajar requiere editores de texto (Word), cálculo (Excel), presentación de diapositivas (PowerPoint) y algún software para hacer videoconferencias. Si se trabaja para una compañía, posiblemente se tenga que instalar algún programa para acceder a la intranet de la compañía y su cuenta de correo. Si es un portátil personal el correo se podría usar con un programa o mediante el navegador Web.

¿Cuánta RAM se necesitará entonces? El mínimo que suelen llevar son 4 GB, y con eso debería ser suficiente. Sin embargo, si no te quieres quedar corto deberías ir siempre a los 8 GB de RAM o incluso más.

4 – Almacenamiento de los datos

Cuando se habla de discos duros, cuanta más capacidad tengan mucho mejor. Los discos duros que traen los portátiles hoy en día tienen espacio de sobra para hacer prácticamente de todo. Aun así, dependiendo del trabajo que hagas puede que necesites más espacio o hacer backups con frecuencia. En este caso siempre es buena idea tener un disco duro externo de apoyo.

5 – ¿Cómo debe ser la pantalla del portátil de trabajo?

En el caso de la pantalla que debe tener el portátil con el que se va a trabajar, es algo relativo a cada persona. También depende del uso que se le vaya a dar, pero en cualquier caso como mínimo la pantalla debe ser de 15 pulgadas. Las pantallas de 17 pulgadas están bien si se trabaja en temas gráficos, pero si el equipo es demasiado grande pierde el beneficio de la movilidad.

Un ordenador portátil debe ser cómodo y práctico a la hora de ser transportado. Por eso una pantalla de 15 pulgadas es un tamaño medio que permite trabajar sin perjudicar la vista, pero tampoco resulta demasiado grande. En algunos casos una pantalla más pequeña podría valer, pero eso ya depende de cada persona.

6 – Accesorios adicionales

Cuando hablamos de portátiles para trabajar también hay que pensar en los accesorios que pueden tener. No solo se trata de tener un portátil, cargador y su bolsa para llevarlo al hombro. Si se le va a dar un uso profesional hay que pensar en más cosas, y te contamos algunas para que las tengas en cuenta.

Lo primero que debes tener en tu lista es un segundo cargador para el portátil. ¿Por qué tener dos cargados para un mismo ordenador? Uno debe ser para casa y otro para llevarlo en la bolsa del portátil. No queremos quedarnos sin poder cargar el portátil si se nos pierde o se rompe un cargador. Tener uno de repuesto es vital.

Otra cosa que es aconsejable es tener un ratón inalámbrico. El ratón que viene en los portátiles es algo incómodo para algunas personas, y desde luego no se puede comparar a un ratón de ordenador convencional. Es algo opcional pero es una gran diferencia en cuestión de comodidad y uso del equipo.

Otra cosa que debemos plantear tener es un pequeño hub USB con al menos cuatro entradas de red. ¿Para qué queremos esto? Es bastante útil si queremos conectar el equipo a más redes o incluso convertir nuestro portátil en una mini red. En muchos trabajos esto puede resultar muy útil.

7 – Portátiles baratos para trabajar

¿Cuál es el rango de los mejores portátiles baratos para trabajar? Si tienes un prepuesto algo ajustado, hay portátiles que se pueden adaptar a lo que tienes. Si vas a comprar un portátil para trabajar, no se debería pensar en ir a lo barato, pero algunas veces no queda más remedio.

Lo ideal es gastar al menos 500 euros/dólares en el portátil que te vas comprar para temas laborales. Si se quiere gastar algo menos, hay portátiles que son muy válidos por 300 euros, pero no se aconseja que valga menos de esto. A la larga nos podría dar  problemas en temas de rendimiento, aunque esto también depende del uso que le des.

Si lo que buscas es un portátil para trabajar en casa sin gastarte una fortuna, echa un vistazo a estos modelos:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Pon tú nombre aquí