Con la aparición de televisiones enormes y los home cinema en los últimos años, mucha gente ha empezado a tener grandes pantallas con una gran resolución para poder ver sus películas y programas favoritos. Aunque el antiguo monitor de televisión CRT puede dar unas buenas imágenes, no pueden soportar los tamaños de pantallas que tenemos hoy en día.

Los proyectores de televisión pueden proveer de una imagen más grande que los CRT que conocemos, y hay varios modelos que se ajustas al espacio que tenemos y los presupuestos. Vienen en dos modelos, que son proyectores de televisión frontales y traseros, y veremos la diferencia que hay entre ellos. Una buena manera de entender como es un proyector de televisión es compararlo con un televisor estándar. Un TV convencional usa un tubo de rayos catódicos para crear una imagen. ¿Cómo lo hace?

Un CRT lanza un haz de electrones a una pantalla cubierta de fósforo. Cada vez que un electrón entra en contacto con la pantalla, ese punto (el cual es llamado píxel) brilla. Los tubos del mismo tipo pero en color usan tres electrones y separan el fósforo en rojo, verde y azul. Cuando están viendo la pantalla, estás mirando directamente a la superficie que el televisor usar para crear la imagen.

Ese es el motivo por el que los CRT tradicionales se suele llamar pantallas de visión directa. Los CRT son muy fiables y tienen una buena calidad de imagen. Sin embargo, tienen un gran inconveniente – al estar las pantallas hechas de vidrio, el tamaño está limitado. La pantalla CRT más grande mide sobre cuarenta pulgadas diagonalmente.

Esta es una de las principales razones de los proyectores de televisión. Aunque algunos modelos pueden rivalizar en calidad son un CRT de visión directa, pueden ser mucho más grandes. En lugar de usar una configuración de visión directa, un proyector de televisión crea una imagen más pequeña y luego usa un haz de luz para mostrar esa imagen en un tamaño mayor. Como se ha dicho, la configuración de un proyector de televisión viene en dos modalidades, que son proyección frontal y proyección trasera.

Un sistema de proyección frontal usa un proyector y una pantalla separada, y proyecta la imagen en el frente de la pantalla. Esta configuración se parece a lo que te puedes encontrar en un home cinema – la unidad de proyección está completamente separada de la pantalla. El proyector puede ser puesto en una mesa o montado en el techo. La imagen se ve mejor cuando se proyecta en una pantalla de alta calidad, pero una superficie pintada y plana funcionará también.

Los sistemas de proyección trasera tienen un mayor parecido con las televisiones tradicionales. Muestran imágenes en la parte trasera de la pantalla en lugar del frente, y el proyector está completamente integrado en la misma televisión. También se puede configurar un sistema de proyección trasera con un simple proyector y una pantalla especial, pero el término se suele usar para describir para equipos con todo integrado.

Ambas configuraciones usan pequeños dispositivos capaces de hacer imágenes muy detallas. Estos dispositivos pueden ser reflectivos, lo cual significa que la luz coge la imagen al rebotar en el dispositivo. También pueden ser transmisivos, lo que significa que la luz coge la imagen viajando por dentro del dispositivo. Una vez que la luz recoge la imagen, una lente magnifica la imagen y la proyecta en una pantalla.

La tecnología en la televisión

Como ya se ha mencionado en esta misma Web varias veces, muchos tipos de proyección incluyen los CRTs y las pantallas de cristal líquido, comúnmente llamados LCD. Par dar una breve descripción de cómo funcionan, empezaremos por los CRT. Este modelo usa tubos de imagen más pequeños que una televisión estándar.

Estos tubos crean la imagen de la misma manera que los televisores convencionales – lanzando electrones en una pantalla cubierta de fósforo. Un proyector CRT puede incluir: Un CRT con fósforo rojo, verde y azul, uno de blanco y negro y una rueda de color que añade los colores, y tres CRT, uno siendo de cada color.

Las pantallas LCD son algo diferentes. Las corrientes eléctricas pueden causar que los cristales líquidos cambien su forma. Esto les permite actuar como válvulas de luz – diferentes cantidades de corriente permite que diferentes cantidades de luz pasen por un cristal. Esto permite al dispositivo LCD crear una imagen con escala de grises.

Para añadir el color, la mayoría de los proyectores usan una serie de espejos que dividen la luz en rayos rojos, verdes y azules. Cada rayo pasa a través de un LCD separado, y una lente recolecta los tres rayos y proyecta la imagen en una pantalla. Los LCD pueden también ser usados para crear televisiones planas.

Las pantallas reflectivas incluso algunas tecnologías como DLP (procedo de luz digital) y LCoS (cristal líquido en silicona). Un proyector DLP usan un dispositivo conocido como micro espejo digital – un pequeño dispositivo rectangular hecho diminutos espejos. – para poder hacer una imagen. Los espejos apuntan hacía o en otra dirección de una lente de proyección, dependiendo de si los píxeles correspondientes tienen que ser iluminados o permanecer oscuros. La mayoría de estos modelos solo tienen un dispositivo y una rueda giratoria multicolor que añade el color. Algunas unidades de proyección frontales tienen dispositivos separadas para cada uno de los colores.

proyector tv

Los LCoS son reflectivos y transmisores de forma simultánea, y son como una combinación de las tecnologías DLP y LCD. En este tipo, la luz pasa por una capa de cristal líquido que rebota en una superficie reflectiva. Cuando la luz pasa de nuevo por los cristales líquidos, los cristales actúan como válvulas de luz para crear las áreas de luz y oscuridad de la imagen. La mayoría de l os proyectores LCoS usan dispositivos separados para los rojos, verdes y azules, y las lentes combina los tres colores.

Los modelos planos son otra opción para la gente que busca televisores grandes. Los modelos de televisores planos tienden a ser algo más caros que muchos de los modelos de proyección. Cuando empiezas a mirar sitios para comprar televisores de proyección, la mayor decisión será si será uno de proyección frontal o de proyección trasera.

Ambos tipos usan la misma tecnología para crear la imagen. Sin embargo, estos proyectores tienen algunas diferencias importantes. Las cosas que se deberían considerar cuando se va a tomar una decisión como esta, son las siguientes:

El tamaño de la habitación y la pantalla es lo primero que debemos tener en cuenta. Los proyectores frontales no ocupan tanto espacio en el suelo como los traseros Los frontales también pueden proveer el tamaño de pantalla más grande. Sin embargo, si quieres una pantalla muy grande, tienes que ser capaz de sentarte alejado de la pantalla. También hay que considerar como quieres usar tu equipo. Los proyectores frontales trabajan mejor en habitaciones más oscuras.

Incluso los modelos con alta luminiscencia o saluda de luz, puede verse afectados en una habitación muy soleada. Puede que no sean la mejor opción para ver la televisión todo los días o con sitios con mucha luminosidad.

Por último, hay que pensar en el dinero que nos queremos gastar. Algunos proyectores frontales cuestan lo mismo que los traseros, pero un proyector por si mismo no es demasiado útil – también hace falta una pantalla y altavoces. Si quieres ver programas de televisión en tu equipo, hará falta un sintonizador de televisión también. El precio total de todos estos componentes puede aumentar sustancialmente el coste.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Pon tú nombre aquí