satelites meteorologicos
satelites meteorologicos en tiempo real

Un satélite meteorológico es un dispositivo que transmite información sobre los patrones del tiempo actual desde el espacio a la superficie de la Tierra. Los satélites meteorológicos hacen estas transmisiones de forma regular y envían una gran variedad de datos que son usados para la previsión del tiempo y todos los posibles cambios que puede haber. Algunos ejemplos de los datos que se consiguen de este modo son las temperaturas de la superficie, velocidad del viento, temperatura del agua, alturas de las olas, etc.

Los satélites de este tipo pueden también hacer una vigilancia de las nubes, patrones de luz en áreas pobladas de la Tierra, incendios, tormentas de arena, zonas de nieve y corrientes marinas. Hay dos tipos de satélites meteorológicos que ofrecen distintos tipos de observación. Un satélite geoestacional se mantiene fijo en una posición sobre el ecuador.

Lo que hace es vigilar grandes áreas que está a una altura de unos 35 mil kilómetro de altitud. Las imágenes que se registran con estos satélites se suelen usar más en las previsiones del tiempo del día a día.

El segundo tipo de satélite meteorológico es de órbita polar, el cual recibe su nombre porque orbita la Tierra por su eje lo cual mantiene al satélite continuamente expuesto a la luz del sol para conseguir unos mejores datos. La órbita de estos satélites pasan por el polo norte y el polo sur diariamente.

Los datos conseguidos son más detallados que los conseguidos por los satélites geoestacionales. Esto es porque están mucho más cerca de la Tierra. Sin embargo, tienen controladas áreas más pequeñas precisamente por su altitud.

imagenes satelites meteorologicos

El primero satélite artificial fue el Spútnik, el cual fue lanzado en los años cincuenta. Fue el primero dispositivo de este tipo hecho por el hombre en entrar en el espacio, y apenas pesaba 100 kilos. En aquellos tiempos, se generó una verdadera batalla por conseguir dominar el espacio entre la entonces Unión Soviética y Estados Unidos.
Este es básicamente el origen de los satélites meteorológicos que podemos ver hoy en día.

Los datos que son enviados a la Tierra pueden ser transmitidos dedos formas. Las imágenes más básicas que son registradas con luz visible, muestran tormentas, nubes, lagos, bosques, incendias, niebla y este tipo de cosas. Sin embargo, algunos pueden grabar y transmitir imágenes termales.

Esto se consigue con unos sensores que van puestos en el escaneador del satélite, y que produce imágenes infrarrojas que ayudan a determinar la altura y tipos de nubes, temperaturas de la superficie, etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Pon tú nombre aquí