iPod

Un iPod no es solo un reproductor de música. Si no tienes disponible una memoria flash o un disco duro externo, si tienes un iPod lo puede hacer funcionar como un dispositivo de almacenamiento. Se puede poner cualquier archivo en este hardware siempre que haya suficiente espacio para poder alojarlo.

Usar el iPod como si fuera un disco duro para almacenar datos es bastante simple. Solo hay que hacer una simple configuración para que funcione. Si quieres saber como se hace, coge tu iPod y sigue paso a paso la siguiente información.

Lo primero que hay que hacer es abrir iTunes, por lo cual  haremos doble clic en el icono de esta aplicación en nuestro ordenador. Si no tienes iTunes instalado en tu equipo, se puede descargar del sitio Web de Apple. El siguiente paso es conectar el iPod al ordenador. Todos los iPod vienen con un cable USB, por lo que conectamos un extremo al iPod y el otro al ordenador.

Una vez conectado, la imagen de un iPod aparecerá en la pantalla. Tenemos que hacer clic sobre esta imagen. Lo siguiente es seleccionar “Activar el uso como disco”. Esto permitirá usar el iPod como una unidad de almacenamiento.

El mismo procedimiento de configuración puede usarse en el iPod Shuffle, aunque en este caso se tiene que especificar cuanto espacio se quiere para almacenar archivos. Una vez que hayamos configurado esto en nuestro ordenador, podemos cerrar la aplicación de iTunes empezar a usar nuestro iPod como unidad de almacenamiento. Hay que asegurarse de que el iPod siga conectado al ordenador en este punto.

Lo siguiente es acceder al disco del iPod en el ordenador. Se puede hacer haciendo clic en el icono del iPod en el escritorio. Se necesita tener carpetas en el iPod donde podremos guardar los archivos que se transferirán. En este punto podemos crear las que creamos conveniente. Solo hay que asegurarse de que se ponen nombres a las carpetas y se organiza de un modo correcto. Tener los datos sin organizar puede ser incómodo cuando buscamos algo entre mucha información.

Una vez creadas las carpetas, podemos comenzar a transferir archivos. Esto es tan simple como seleccionar lo que queramos pasar al iPod y copiarlos como todos sabemos (por ejemplo usando Control + C. Luego seleccionamos la carpeta de destino y lo pegamos. También se puede hacer arrastrando los archivos de un sitio a otro. Una vez hecho esto, podemos desconectar el iPod del ordenador.

Si quieres acceder a los archivos que has salvado en el iPod, solamente hay que conectar el dispositivo al ordenador de nuevo con el cable USB y acceder a las carpetas. Se puede decir que es como si fuera un disco duro externo. Esto puede ser útil para una emergencia cuando tengamos que salvar datos y no tenemos nada más a mano. Por supuesto, un iPod es para guardar música y no para almacenar datos, pero para un almacenamiento temporal puede ser de gran ayuda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Pon tú nombre aquí